La notable y visible incidencia del Salón de Reinos en el actual Museo del Prado: el caso de la sala 9A

La sala 9A del Museo Nacional del Prado, que alberga las pinturas que coparon las paredes del Salón de Reinos, está experimentando un movimiento continuo de cuadros; y así va a seguir siendo, ya que se está procediendo a restaurar las distintas obras que formaron parte del Salón de Reinos, con vistas a la próxima/futura rehabilitación.

Y es que, al igual que nosotros, el museo también ve más cerca de hacerse realidad uno de los grandes proyectos y anhelos: el Salón de Reinos a disposición de los ciudadanos y recuperar uno de los pocos vestigios históricos que conserva la ciudad de Madrid. Por ello, el Prado quiere tener todo listo para cuando el nuevo edificio abra sus puertas. Y esto, claro está, tiene desde ya una incidencia inmediata en el espacio de exposición permanente del museo. Y esto es lo que se tratará en este breve post.

La recuperación de Bahía de Todos los Santos

Fray Juan Bautista Maíno, La recuperación de Bahía de Todos los Santos, Museo Nacional del Prado, 1634-1635.

Las lanzas o La rendición de Breda (1)

Diego Velázquez, La rendición de Breda, Museo Nacional del Prado, 1634-1635.

Se podrían destacar dos cambios significativos: Por un lado, La rendición de Juliers, de Jusepe Leonardo, ha sido restaurada ─luce fantástica─ y se expone frente a ‘La rendición de Breda’. En segundo lugar, se ha procedido a restaurar La defensa de Cádiz contra los ingleses, de Francisco de Zurbarán.

Captuuuura

Francisco de Zurbarán, Defensa de Cádiz contra los ingleses, Museo Nacional del Prado, 1634-1635.

Rendición de Juliers

Jusepe Leonardo, La rendición de Juliers, Museo Nacional del Prado, 1634-1635.

En lugar del cuadro de Zurbarán, un fijo de la sala, ahora se expone el formidable El socorro de Génova por el II marqués de Santa Cruz, de Antonio de Pereda. Por último, El socorro de Brisach, también de Jusepe Leonardo, ha sido restaurado, no así el Isabel de Borbón a caballo, de Diego Velázquez y taller; asimismo, fijada su restauración en el Plan de Actuación 2017-2020 y, por tanto, sigue expuesto en la sala 12.

El socorro de Génova por el II marqués de Santa Cruz (1)

Antonio de Pereda, El socorro de Génova por el II marqués de Santa Cruz, Museo Nacional del Prado, 1634-1635.

Socorro de Brisach

Jusepe Leonardo, Socorro de Brisach, Museo Nacional del Prado, 1634-1635.

La reina Isabel de Borbón, a caballo

Diego Velázquez y otros, Isabel de Borbón a caballo, Museo Nacional del Prado, 1635, ca.

En definitiva, esta sala va a ser un continuo estímulo para el visitante que acude asiduamente al museo. Ya se está viendo la incidencia que está teniendo el Salón de Reinos en el Prado, algo que todavía se hará más notable cuando éste quede inaugurado y en él se expongan obras y en el Prado otras tengan su oportunidad de ser mostradas.

 

El Bicentenario lleva al Museo del Prado a hacer récord de visitantes.

 

EMKIZzSXYAAzKf0 (1080×505)

«Ha sido todo un éxito. Nuestros objetivos se han cumplido. Mucha gente ha venido al Prado este año por primera vez y estamos muy contentos».

Esta es la valoración que hace Miguel Falomir, director del Museo del Prado, de las 3.353.685 personas que han visitado el museo en el año de su Bicentenario. Sabiendo que superar 2016, año de la exposición de El Bosco y anterior cifra récord, es meritorio, pensaba que el aumento sería algo mayor. De forma breve, expongo cuáles son para mí las razones que lo explican.

¿Y por qué esperaba que fueran más las personas que se hubieran acercado este año al Museo del Prado? En parte, porque el propio Falomir ya había anunciado, semanas atrás, una nueva cifra de récord de visitantes, pero, sobre todo, el Prado ha estado hasta en la sopa: una difusión sin precedentes, que ha sido posible por un esfuerzo colectivo comandado por todos los medios.

Asimismo, este nuevo récord va a ser muy complicado de mantener, el presupuesto va a ir destinado al Salón de Reinos y, ni de lejos, va a disfrutar del mismo escenario propagandístico.

EMKIantWkAACw55 (680×482)

El proyecto de Norman Foster y Carlos Rubio fue el elegido para la rehabilitación del Salón de Reinos

El Museo del Prado ha apostado por un gran despliegue de actividades y eventos, así como creo que las exposiciones han estado bien pensadas: Se han utilizado los dos gran baluartes: Goya y Velázquez, la segunda retrospectiva sobre mujeres pintoras o aprovechar la restauración de La Anunciación.

EMKIcZAX0AEjru5 (1440×808)

Historia de dos pintoras: Sofonisba Anguissola y Lavinia Fontana, muestra central de las exposiciones programadas por el museo por su Bicentenario

Pero, quizá, se ha echado de menos una mayor cantidad de préstamos realmente impactantes, como, por ejemplo, La dama del armiño; o que la exposición que celebraba los 200 años de historia del Museo del Prado haya estado integrada en su mayor parte por obras del museo.

EMKIeg-WwAABcGz (569×699)

La dama del armiño, una de las más relevantes y cambiantes atribuciones de los últimos tiempos

Para mí el Rijksmuseum ha conseguido mejores obras que el Prado en su Bicentenario para su versión de ‘Miradas afines’, lo cual es relevante. Aunque, por supuesto, ha habido obras muy emblemáticas que hemos podido ver como Los síndicos de los pañeros.

EMKIfGfXYAEzjSv (680×460)

Rembrandt, Los síndicos de los pañeros, Rijksmuseum, 1662

No creo que sea el único amante del museo que ve nubarrones en cómo se han hecho las cosas. Creo que la muestra por los 200 años quedó en menos de lo que se esperaba, pero lo más importante y, por tanto, el gran fiasco es no poder celebrar ninguna adquisición y donación a la altura. Por no decir que se ha perdido la oportunidad de convencer en meter dinero en el museo ─al margen de la interminable cuestión de la Ley de Mecenazgo─.

EMKIf3eXsAMMx6i (615×345)

Museo del Prado 1819-2019. Un lugar de memoria, la exposición que inauguró el Bicentenario

Pero es indudable que el museo, gracias a su Bicentenario, ha estrechado lazos con la ciudadanía a partir del despliegue especial por los 200 años y eso creo que es lo importante.